En este post vamos a repasar de manera general las cláusulas imprescindibles a la hora de contratar a un artista musical.

Antes, una pequeña reflexión sobre la importancia del contrato. Sí, el email sirve para cerrar acuerdos, pero por lo general no exige tanto nivel de detalle sobre la cantidad de posibilidades que se pueden llegar a dar tras llegar a un pacto con un artista musical.

Personalmente me he encontrado con posibilidades no especificadas tras un contrato que, en el momento de su firma, para mi eran inimaginables. Por ejemplo, en un contrato a porcentaje de beneficio sobre entradas vendidas hasta X número de entradas, ¿ese porcentaje cómo se aplica con las entradas vendidas en puerta?

No es ningún secreto que en el mundo del directo nace una múltiple cantidad de conflictos derivados de acuerdos poco matizados.

Conviene que cada profesional se haga un contrato modelo con una cantidad innecesaria de cláusulas y, para según qué caso, borre y/o modifique las cláusulas que considere necesarias.

Las 9 más importantes son:

  1. Acuerdo económico: Suele ser un fijo + gastos de transporte y alojamiento, o solo fijo, o fijo + un porcentaje del dinero recaudado de las entradas a partir de cierto número, o un tanto por ciento sobre la facturación y punto. Es importante aclarar quién asume cada responsabilidad: coger los vuelos y hoteles, pagar promoción, etc. 
  2. Venta de entradas: Donde especificamos los canales por los que se venderán, quién se encargará de ello, la cantidad de entradas que se pueden vender, etc. Es clave porque a menudo la venta de entradas será escasa y, cuando investiguemos, a lo mejor nos damos cuenta de que sólo hemos puesto entradas online para un público adulto que no se siente cómodo utilizando Internet, por ejemplo. 
  3. Catering: Donde es más común que haya quejas, ya que unos esperaban una cosa y otros otra. Es una de las cosas más baratas y sencillas de hacer bien. Conviene especificar en detalle. 
  4. Suspensión: Esta cláusula es significativa, pues hay muchas variables ante la suspensión de un evento. 
  5. Obligaciones de la CIA (del artista) 
  6. Rider técnico. 
  7. Zona merchandising 
  8. Invitaciones: Cuántas personas pueden invitar los artistas y cuántas los promotores/sala/festival. 
  9. SGAE: Si el artista tiene acuerdo con SGAE o no es importante, puedes haber echado tus cuentas hilando muy fino pero llevarte una sorpresa poco agradable el día del evento.

 

También te puede interesar: