Así lo demuestran los datos. 2018 marcó un pico histórico en la facturación de la música en vivo tras un crecimiento constante en los últimos años y, para nuestra alegría, 2019 no ha sido menos, estableciendo un nuevo récord.

El pasado año, este sector recaudó un total de 382 millones de euros, lo que se traduce en un 14,6% más en relación a las cifras de 2018.

Además de por el interés que suscita las citas musicales entre el público, esta subida también se explica por la reducción porcentual relativa a las obligaciones tributarias a las que tienen que hacer frente los agentes que articulan el sector musical.

No obstante, a pesar de los buenos datos que registra la industria del directo, se advierte cierta desaceleración en este crecimiento al considerar que en 2017 y 2018 el incremento había sido del 20% y 24%, respectivamente.

Lee la noticia completa en APMusicales.