Existen varios servicios de reproducción de música digital vía streaming. Sin duda, Spotify es la más popular, pero desde hace un tiempo también se está hablando mucho de Tidal. ¿Cuál es la mejor opción?

Hace tiempo que el consumo digital de la música superó al de las ventas físicas. El streaming se ha revelado como un modelo de negocio viable, y, en consecuencia, no han sido pocas las plataformas que han querido participar de los beneficios de esta nueva era en la forma de consumo musical. Además de las mencionadas, encontramos otras como Apple Music, Google Play Music, Amanzon Music, YouTube Music o Deezer. Y de entre todas ellas, ¿por qué son dos las que más están llamando la atención? Antes de entrar a compararlas, vamos a verlo.

Spotify y Tidal: un poco de contexto

 

En lo que a popularidad se refiere, Spotify no tiene rival. Aunque fundada en 2006, la empresa sueca no irrumpió en el mercado hasta octubre de 2008. Dada su condición de pionera, no tardó en establecerse como la opción predilecta de muchos de los melómanos de todo el mundo. A principios de este año contaba con 271 millones de usuarios activos, de los cuales 124 millones son usuarios premium. Cifras que la sitúan muy por encima del resto de servicios. Por eso, y no por capricho, en Drop.Show damos tanta importancia a las estadísticas generadas por esta plataforma.

Spotify presentaba una nueva forma de consumo. Frente a las descargas ilegales que había alentado Napster, basadas en el libre intercambio de archivos en formato .mp3 mediante una red P2P, y la compra legal de canciones que había puesto en marcha la compañía Apple a través de su servicio iTunes; la compañía de Daniel Ek ofrecía a los usuarios un sistema que evitaba el almacenaje de archivos en nuestros dispositivos. Ahora todo estaba en la nube. Un catálogo amplísimo con artistas de todas las épocas y de cualquier lugar del mundo estaba accesible de forma instantánea, segura, legal y gratuita, revolucionando la industria de la música para siempre.

Por su parte, Tidal fue creada por la compañía noruega Aspiro, y llegó al mercado en octubre de 2014. En enero de 2015 la empresa fue adquirida por el rapero neoyorquino Jay-Z, que relanzó el servicio en marzo de ese mismo año. Como novedad, la nueva plataforma fue presentada como “un modelo más sostenible y práctico para la industria de la música”. Según explican desde su web: “Tidal paga la mayor proporción de royalties vs. ingresos a los creadores de música de cualquier servicio de streaming, y se pagan las mismas tarifas a los artistas, independientemente de si están firmados por un sello discográfico importante, un sello independiente o no lo están en absoluto”.

Tidal aboga por un sistema de consumo musical más directo entre artistas y seguidores, de manera que deja fuera a los empresarios que actúan como intermediarios entre ambas facciones, como es el caso del resto de servicios. Esta no es una empresa al uso, y otros artistas y grupos como Alicia Keys, Arcade Fire (Win Butler y Regine Chassagne), Beyoncé, Calvin Harris, Claudia Leitte, Clifford “TI” Harris, Coldplay, Daft Punk, Deadmau5, Jack White, Jason Aldean, J. Cole, Kanye West, Madonna, Nicki Minaj, Rihanna, Damian Marley, Indochine, Lil Wayne y Usher figuran como copropietarios de la plataforma. Una especie de cooperativa en la que son los músicos los que velan por sus intereses y los de sus fans. Aunque si están llamando el interés de muchos melómanos es por la gran calidad de audio que ofrece, como veremos a continuación.

 

Las plataformas

 

Tidal, como Spotify, presenta una interfaz, secciones y opciones muy similares. La diferencia no es ni mucho menos significativa. Ambas ofrecen playlists de novedades, de géneros, recomendaciones basadas en tus escuchas, la opción de crear tus propias listas, etc.

En cuanto al número de canciones, Spotify asegura contar con más de 30 millones, mientras que Tidal sube la apuesta a 60 millones. Nosotros hemos buscado entre sus catálogos las bandas más underground de nuestro país, y ambas han arrojado resultados satisfactorios. Por lo que, en ese sentido, la cantidad no es significativa para inclinar la balanza hacia una u otra. Todos los usuarios tendrán a su disposición los álbumes de sus bandas predilectas.

Donde sí encontramos una diferencia acusada es en los podcasts y en los videos musicales. Mientras que Spotify muestra una amplia oferta de los primeros, en Tidal dicho formato es anecdótico. Tienen podcasts exclusivos en los que participan los propios artistas, pero no da la posibilidad al usuario de compartir sus propios proyectos. Por su parte, sí que muestra un interesante servicio de vídeos musicales. Escasean muchos, muchísimos. De hecho, actualmente disponen de 250.000, pero es interesante esa propuesta de integrar vídeos para disponer de las creaciones de los artistas en un mismo lugar, sin tener que acudir a páginas alternativas como YouTube.

 

Precios

 

La característica principal de Spotify es su modelo freemium, que te permite disfrutar de toda la música gratis a cambio de insertar anuncios de forma puntual y evitar descargar las canciones para escucharlas en modo offline.

Precio Spotify Premium

  • Individual: 1 cuenta por 9,99 €/mes
  • Duo: 2 cuentas por 12,99€/mes
  • Plan familiar: hasta 6 cuentas por 14,99€/mes
  • Estudiantes: 1 cuenta por 4,99€/mes

Por su parte, la plataforma de Jay-Z no dispone de un modo freemium. Aquellos que quieran disfrutar de Tidal gratis tendrán que conformarse con una prueba gratuita de 7 días. No obstante, si te decides a pagar por una suscripción sí te obsequiarán con un mes gratis.

Precio Tidal

  • Premium: 1 cuenta por 9,99€/mes
  • HiFi: 1 cuenta por 19,99€/mes
  • Family Premium: hasta 6 cuentas por 14,99€/mes
  • Family HiFi: hasta 6 cuentas por 29,99€/mes
  • Studen Premium: 1 cuenta por 4,99€/mes
  • Studen Premium HiFi: 1 cuenta por 9,99€/mes

Como vemos, los diferentes planes no difieren en ambas plataformas. En el caso de Tidal hemos obviado otros modelos dirigidos a militares y equipos de emergencias (técnicos de urgencias médicas, policía, bomberos y empleados del servicio postal) por ser exclusivos del territorio estadounidense.

Seguramente te habrá llamado la atención las dos variantes que el servicio ofrece de cada plan: uno normal y otro HiFi (alta fidelidad). Y es que este es el mayor atractivo de Tidal, la atención que ponen en la calidad del sonido. Por eso es obligatorio abordar ese punto.

 

Calidad de audio

 

La calidad del sonido depende de la compresión a los que se someten los archivos de audio para que puedan ser transmitidos de forma fluida por la red, y se mide según la cantidad de información transmitida por segundo. Generalmente en kilobytes. Seguro que en muchas ocasiones has visto las siglas “kbps” asociados a los archivos .mp3. A menor tasa de bits, mayor compresión de audio y, por tanto, menor calidad en el sonido.

Pero la calidad no solo depende del formato, también del lugar en el que reproduces las canciones y del equipo que dispones para ello. De manera que no es lo mismo escuchar la música en los reproductores web, que en otros dispositivos como ordenadores, móviles, tablets, equipos de audio, con unos auriculares u otros, etc.

Establecido lo anterior como punto de partida, Spotify establece 5 opciones para elegir la calidad con la que escuchas la música, siempre y cuando no lo hagas desde el reproductor web, que por defecto establece un formato de compresión ACC a 128 kbps para usuarios free y 256 para suscriptores premium.

Calidad de audio Spotify

  • Automática: que depende de tu conexión.
  • Baja: 24 kbps.
  • Normal: 96 kbps.
  • Alta: 160 kbps.
  • Muy alta: 320 kbps (solo disponible para usuarios premium).

Calidad de audio Tidal

  • Normal: calidad adaptada a conexiones lentas.
  • Alta: 320 kbps.
  • HiFi: 1411 kbps o 16 bits / 44,1 kHz. Formato FLAC. Calidad de CD, sin perdida de datos por compresión.
  • Master: 96 kHz / 24 bits. Formato MQA. Calidad de sonido equiparable al obtenido en el estudio. Extraordinariamente nítido. Sólo disponible con planes “HiFi”.

Las dos últimas son las principales bazas con las que juega Tidal. El principal reclamo para los audiófilos. Aunque la segunda no está siempre disponible, sí suele ser habitual en los trabajos de grupos y artistas de renombre como The Smiths, algunas obras de Los Beatles, David Bowie, Pink Floyd y los trabajos que aquellos que figuran como propietarios de la plataforma. Según indica su web, cuentan con más de un millón de canciones etiquetadas como “MASTER”.

Claro que esta calidad implica un consumo mayor de datos de móviles, de manera que si estás fuera de una red wifi, más vale que tengas un plan ilimitado de datos en tu móvil. Por supuesto, como Spotify, también dispone de una opción offline con la que puedes descargar las canciones en tu dispositivo para escucharlas sin conexión. Pero una mayor calidad también acarrea un mayor uso del espacio en el dispositivo. Por otra parte, para disfrutar de un sonido “Master” es preciso un equipo adecuado.

 

Conclusión

 

Si no estás dispuesto a pagar por la música, Spotify es tu mejor opción. Mientras que si eres un usuario premium o estás dispuesto a pagar por algún plan, ambas plataformas son buenas y disponen de unos estándares de calidad satisfactorios para cualquier oyente. A este respecto puede ser determinante tu predilección por los podcasts, vídeos musicales o la intención de que los artistas obtengan una remuneración más justa por su trabajo.

Ahora bien, si eres de los melómanos que se regocijan con cada matiz, cada arreglo y cada sonido, en la diversidad de registros y el espacio entre pistas, Tidal es tu plataforma. Si ya dispones de innumerables listas de reproducción en Spotify y no piensas dejarlas atrás, no te preocupes, podrás importarlas a Tidal a través de otras plataformas como Tune My Music o Soundiiz. ¿Cuál es, entonces, la mejor? Pues depende de tus gustos, tus hábitos de escucha y necesidades.

 

También te puede interesar: